La escuela resiliente

Las escuelas son lugares propicios para desarrollar en los alumnos la capacidad de sobreponerse a las dificultades.  Para ello se debería conseguir un ambiente de confianza, superación, colaboración, de búsqueda de la verdad, trabajo en común, en toda la comunidad educativa.

            Según indica Grotberg, “los profesores deben proporcionar a los alumnos un ambiente estable que permita el desarrollo de las fortalezas internas, de su capacidad de solucionar problemas y de establecer relaciones sanas con los otros.” Esto supone unos profesores que defienden un modelo educativo que enseña y potencia en sus alumnos sus capacidades intelectuales, físicas, sociales y espirituales.

            Se necesita unos pasos para poder desarrollar la resiliencia en los colegios. Los tres primeros pasos minimizan los riesgos:

  1. Enriquecer los vínculos. Se ha de fortalecer las relaciones de las personas que trabajan en el centro, respetando la dignidad, profesionalidad y valor de cada uno de ellos. Se han de romper las reticencias, prejuicios y barreras que puedan existir. Sólo desde unas relaciones sana, seguras y de confianza podemos crear el ambiente necesario para minimizar riegos. Todo esto desde la búsqueda del bien, la verdad, la calidad, la excelencia.
  2. Otro de los puntos que minimizan los riesgos es el establecer unos límites claros y firmes. Que permitan a todos saber a dónde llegar y cómo hacerlo.
  3. El último de los pasos que reduce los riesgos es el desarrollo de la confianza, la cooperación y las habilidades de comunicación. Añadiendo la capacidad de solucionar los conflictos.

Los tres pasos siguientes facilitan directamente el desarrollo de la resiliencia:

  1. Es necesario aportar afecto y apoyo. Como bien se indica en la formación para el acompañamiento personal es fundamental proporcionar tanto a profesores como a los alumnos un apoyo incondicional. Este apoyo no supone  aceptar todo lo que la persona hace sino salvar al individuo frente al error cometido. Es de justicia proteger a los demás del daño que una persona pueda causarles. Este sería el punto central para el desarrollo de la resiliencia.
  2. Establecer y transmitir expectativas elevadas. Es muy importante proporcionar una esperanza de futuro factible, deseable y valioso para los alumnos.
  3. Dar verdaderas oportunidades de participación significativas. Hay que dar las cuotas de responsabilidad adecuadas a cada  persona para que aporten lo necesario para el crecimiento del colegio.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s