EL ATRIO DE LOS GENTILES. 24 Y 25 DE marzo. PARIS.

“El gran desafío no es el ateismo sino la indiferencia”

El cardenal Ravasi inaugura el atrio de los gentiles en París

Sarkozy, Blair y Amato, en la cena de presentación del evento en la capital gala.

El Vaticano comenzó el jueves en París un encuentro con ateos y agnósticos, como parte de una estructura permanente que, según las autoridades católicas, busca propiciar el intercambio entre creyentes y no creyentes. La iniciativa, llamada “Atrio de los Gentiles“, arrancó con un coloquio sobre el tema “Religión, luz y razón común”, en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Estaba previsto que el papa Benedicto XVI se dirigiera a los asistentes mediante una conexión por video.

El Papa propuso el lanzamiento del diálogo después de visitar, en 2009, a la República Checa, un país mayoritariamente ateo y donde, según un clic controvertido estudio publicado esta semana, la religión podría desaparecer.

Un corresponsal de la BBC en la capital francesa, Christian Fraser, señaló que el encuentro toma su nombre de una sección del antiguo Templo de Jerusalén, el Atrio de los Gentiles, a la cual tienen acceso los no judíos.

“El lugar perfecto”

“La Iglesia ve a París como el ejemplo más sorprendente de una sociedad completamente secularizada, el lugar perfecto para iniciar un diálogo entre cristianos y no creyentes”, dijo nuestro corresponsal.

Según una encuesta publicada el miércoles por el diario católico parisino La Croix, el 60% de los franceses nunca o raramente se pregunta cuál es el sentido de la vida.

El Vaticano señaló que el encuentro espera comunicar la convicción de Benedicto XVI de que la fe y la razón humana no son cosas opuestas, en conflicto, sino partes complementarias de la vida cotidiana.

El presidente del Pontificio Consejo para la Cultura, el cardenal Gianfranco Ravasi, quien representa al Vaticano en el encuentro, dijo, en declaraciones a La Croix, que “el gran desafío no es el ateismo sino la indiferencia, que es mucho más peligrosa”.

El viernes, día en que concluirá la reunión, habrá otras dos conferencias, una en la Universidad de la Sorbona y la otra en la Academia de Francia.

El Cardenal Ravasi aseguró que el Atrio de los Gentiles constituye “un compromiso a largo plazo de la Iglesia” y tiene como objetivo contribuir a que en las sociedades actuales sean tenidos en cuenta, y debatidos con una reflexión racional común, los grandes interrogantes de la existencia humana, sobre todo los de carácter espiritual.

En los encuentros del Atrio de los Gentiles no habrá “cátedra”, y por tanto no tendrá carácter académico, ni tendrá una finalidad estrictamente pastoral. Es más bien una iniciativa “lanzada en un horizonte indiscriminado”, añadió el purpurado italiano, “de libertad de interacción”, sin “la obligación de encontrar un mínimo común denominador”.

Si se resquebraja “el muro de separación” que separa a quien no tiene una misma visión del mundo, el diálogo resultará enriquecido.

“Es importante el diálogo con los ateos ‘convencidos’, pues como decía el escritor italiano Gesualdo Bufalino, ‘sólo en los auténticos ateos sobrevive la pasión por lo divino’, mientras que Pierre Reverdy escribía que “hay ateos feroces que tienen más interés por Dios que los creyentes'”.

“En esta primera fase el diálogo será estimulado de manera ‘elevada’, involucrando a figuras representativas de los diferentes horizontes científicos y culturales, y tocando temas candentes y fundamentales de la existencia”, explicó el purpurado.

París, primera gran etapa

En la presentación a la prensa, intervino el embajador de Francia ante la Santa Sede, Stanislas de Laboulaye, para aclarar que que la cultura francesa, si bien ha dado origen a la Ilustración, tiene en sus raíces el cristianismo, “que sigue inspirando la vida de la nación”.

Por su parte, el padre Laurent Mazas, director ejecutivo del Atrio de los Gentiles, subrayó que la iniciativa se ha preparado desde hace un año en “pleno acuerdo con la Iglesia en Francia, y particularmente con el arzobispo de París”.

Los lugares para el lanzamiento de la iniciativa son simbólicos: la Universidad de la Sorbona, el Instituto de Francia y la sede de la UNESCO, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura. En la UNESCO, el 24 de marzo, tendrá lugar la sesión inaugural, presidida por la directora general, Irina Bokova, y a la que asistirán diplomáticos y representantes de la cultura.

Entre los relatores, se encuentran Giuliano Amato (antiguo primer ministro italiano), Jean Vanier (fundador de la Comunidad del Arca), Patrick Gerard (rector de la Academia y canciller de la Universidad de París), Jean-Luc Marion (filósofo), Gabriel de Broglie (canciller del Instituto de Francia) y Remi Brague (miembro de la Academia de las Ciencias Morales y Políticas).

El viernes 25 de marzo están programadas varias sesiones: por la mañana, en la Universidad de la Sorbona y por la tarde, en el Instituto de Francia y en el Collège des Bernardins. La jornada concluirá con una “fiesta”, abierta a todos, especialmente a los jóvenes, sobre el tema: “En el patio del Desconocido”, que tendrá lugar en Notre Dame de París. En esta ocasión, el Papa hablará sobre el significado y los objetivos de esta iniciativa del Pontificio Consejo de la Cultura en un discurso que será transmitido en pantalla gigante.

Tras París algunas de las etapas del diálogo entre creyentes y no creyentes serán Estocolmo, Praga, Ginebra, Moscú, Chicago y Washington.

Después de París, el diálogo continuará “con otro tipo de ateos -añadió Ravasi–, los ‘indiferentes’, quienes tienen una relación con la religión de carácter sarcástico, provocador”. El cardenal está convencido de que el encuentro entre creyentes y no creyentes tiene lugar cuando los primeros abandonan la apologética feroz, y los otros las profanaciones devastadores. El diálogo revela los motivos profundos de ambos: para unos la esperanza, para otros la duda.

Por tanto, aclaró, el Atrio de los Gentiles no propone un “duelo” entre creyentes y no creyentes, sino más bien un “dúo”, “en el que las voces pueden pertenecer a las antípodas sonoras, como un bajo y una soprano, y sin embargo logran crear armonía, sin renunciar por este motivo a la propia identidad, es decir, dejando a un lado la metáfora, sin decolorarse en un vago sincretismo ideológico”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s